Exclusivo: Ribaya negocia arrepentirse y tiembla el banco Galicia

Nacionales

Es un ex hombre de De Vido, al que el macrismo reclutó en el Nación. El escándalo de los cuadernos ahora amenaza al circuito financiero.

El banquero Luis María Ribaya, ex directivo del Galicia, Nación y el MAE, podría sumarse a la ola de empresarios “arrepentidos” de los casos de corrupción durante el kirchnerismo y amenaza con provocar un terremoto en el sistema financiero.

Según supo LPO, Ribaya estaría negociando una confesión que podría abrir la puerta a que el escándalo de corrupción que desataron los cuadernos del chofer Oscar Centeno amenace ahora a la conexión financiera y de los bancos con esos episodios. Esta versión fue desmentida a LPO por voceros de la institución de la familia Escasany que dicen haberse comunicado con Ribaya. “El negó que vaya a arrepentirse, no tiene nada de que arrepentirse”, arriesgaron los voceros del banco Galicia.

El banquero fue mencionado por Centeno en los cuadernos por una reunión con Roberto Baratta el 9 de marzo de 2010 en la sede del Galicia en Perón 415. “Cuando regresó me dijo el lic. (por Baratta) que por fin va a tener su casa porque le daban un dinero en carácter de ‘préstamo’ y regresamos”, escribió el chofer, según reveló Infobae. En su declaración jurada el ex funcionario asegura que compró (un mes después de la reunión) un departamento en Belgrano con un crédito del banco de Ribaya. La sospecha es que el préstamo podría haber sido una pantalla.

Esto podría marcar el nuevo rumbo de la causa que investigan Claudio Bonadio y Carlos Stornelli, que ahora apuntan a desentrañar la ruta financiera de las coimas. Para eso sumaron a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y de la Unidad de Información Financiera (UIF), que investigarán el circuito del dinero que terminó en los bolsos que recolectó durante años Baratta.

Esto más la eventual confesión de Ribaya son un escenario explosivo para el sistema financiero, que ya está provocando una gran inquietud en la City porteña. Se suma a este rumor la versión que habla de una inminente detención de Ernesto Clarens, el financista favorito de Néstor Kirchner y hombre de aceitados contactos en la City.

El eventual arrepentimiento de Ribaya podría abrir la puerta a que el escándalo de los cuadernos avance sobre la conexión financiera y los bancos

Es que como en el caso de Aldo Roggio, el juez y el fiscal ya no aceptan que los empresarios repitan la versión de los aportes de campaña bajo extorsión para sumarse a la causa como arrepentidos y zafar de la prisión. Bonadio y Stornelli obligaron a Roggio a declarar tres veces y no lo aceptaron como colaborador hasta que dio datos verdaderamente nuevos, que no están en los cuadernos.

El dueño de Metrovías abrió el capítulo para investigar la corrupción en el transporte y los subsidios. Ribaya podría ser la llave para ir por el sistema financiero.

En sus tiempos de director del Banco Galicia (entidad en la que hizo toda su carrera, desde cajero hasta el directorio donde se retiró en 2015), Ribaya fue el mejor contacto de Julio de Vido con el mundo financiero. Íntimo del ex ministro de Planificación, Ribaya logró que el Galicia se convirtiera en una de las entidades más cercanas al gobierno de los Kirchner y fuera la gran beneficiada con las operaciones financieras, préstamos varios y emisión de títulos del Gobierno.

Ribaya fue el operador político del banco de la familia Escasany durante el kirchnerismo por su cercanía con De Vido. Y a participar en negocios vinculados a la energía. Su amistad quedó en evidencia cuando al principio del gobierno de Macri se trenzó en una discusión con Alejandro Macfarlane y otros empresarios en Punta del Este, a los que le reprochó que no salían a bancar al ex ministro. “Hay que ser leales a Julio, ustedes no pueden hacer esto”, los increpó en un restaurant. Las versiones dieron cuenta de que Macfarlane, un ex hooker de Pucará, utilizó su robusta humanidad para calmarlo cuando la discusión se estaba desmadrando.
LPO JM

 

Compartir con:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *