¡JUEVES DE COMADRES!

Ahora Ahora La Quiaca

Como todos los años, en el Mercado Municipal se llevo a cabo el tan esperado Jueves de Comadres, entre música, serpentina, papel picado y la tradicional albahaca que tan solo con su aroma nos transporta al tan anhelado Carnaval.

¡Feliz Jueves de Comadres!

LA LEYENDA DE LA COMADRE
Cuenta la leyenda que en tiempos lejanos había una mujer a la que muchos tenían miedo de acercarse, ella era callada y sombría…
Una noche oscura, una pareja que había viajado de entre los cerros escapando del frío y de la miseria, llegó hasta su puerta.
La mujer, sin decir una palabra, los alojó y les convidó alimentos… Estaba por servirle a la joven cuando se dio cuenta que ella estaba embarazada. Se acercó y le tocó el vientre, pidiendo bendiciones para la criatura.
Lamentablemente el cansancio que ambos cargaban los arrojó enfermos, y al hombre más. La gripe lo consumió pero llegó a pedirle a la mujer que no desamparase a su amada y niño por nacer.
Así se lo prometió…
Pasaron los días y la joven fue recuperando fuerzas, aunque estaba perdida en tristeza. Luego de un par de meses, nació un pequeño que no pudo ser alimentado por su madre. Y se la llevaba hacia los brazos de la dueña de casa y le decía “soy madre pero no alimento, usted es como madre y si da alimento”…
Así el Niño creció con ambas y tanto escuchaba la frase de su madre que cuando les preguntaban los otros niños, por esa mujer mayor, si era su abuela… El Niño sonriendo orgulloso respondía tengo “madre” y tengo “como madre”…
Los dioses habían sido testigos de la generosidad de aquella mujer que tiempo atrás, cuando joven, había perdido, hijo, marido y hacienda… Así fue que al día de su muerte, las estrellas ofrendaron su brillo y danza para la “como madre”… Y los dioses, sobre todo Pachamama, bendijeron de allí en más, a aquellas mujeres que respondían al llamado de generosidad maternal…

Compartir con:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *